WeCreativez WhatsApp Support
Nuestro equipo esta aquí para ayudarte. Contáctanos por Whatsapp
Hola, ¿Cómo podemos ayudarle?
Your message was sent successfully


RESERVAR

Cervantino

¿Qué es el Festival Cervantino?

El Festival Internacional Cervantino es la actividad artística y cultural más importante de México y de Latinoamérica. Se encuentra entre los cuatro festivales más importantes en su tipo a nivel internacional. En él convergen la música, el teatro, la danza, las artes plásticas, la literatura y los medios audiovisuales.

Cada año en el mes de octubre se lleva a cabo en la hermosa ciudad de Guanajuato uno de los festivales más importantes del mundo…

Esta fiesta del arte y cultura nació en 1953 cuando el profesor Enrique Ruelas y sus alumnos de la Universidad de Guanajuato tuvieron la inquietud por realizar un homenaje al escritor español Miguel de Cervantes Saavedra, considerado como la máxima figura de la literatura española y universalmente conocido por haber escrito “El Quijote de la Mancha”.

El profesor Ruelas pertenecía a un grupo de artistas e intelectuales que se reunían para escuchar música, cantar, discutir sobre sus lecturas y entretenerse en una ciudad que no ofrecía suficientes alternativas de esparcimiento. Ruelas había sugerido escenificar algunas obras de Cervantes al aire libre en 1947, pero lo consideraron una locura.

En 1952, el rector de la Universidad de Guanajuato, le solicitó al maestro Ruelas que fundara una carrera de arte dramático, de igual modo le pidió que preparara un evento que sería parte de la celebración del congreso de la Asamblea Nacional de Universidades e Institutos de Enseñanza Superior (ANUIES), al año siguiente en Guanajuato…

Enrique Ruelas montó todo un espectáculo junto con sus alumnos de la Escuela de Arte Dramático de la Universidad, quienes fueron el núcleo principal de un formidable cuerpo de actores.

El nombre original de este espectáculo fue llamado Entremeses Cervantinos, precisamente en honor a Miguel de Cervantes. Los primeros entremeses seleccionados fueron: La guarda cuidadosa, El retablo de las maravillas y Los habladores, y el final consistía en la lectura de un fragmento de letanías de Don Quijote. Asimismo, la locación no fue fácil de elegir, pero finalmente optaron por la plazuela de San Roque debido a razones prácticas como la ausencia de tráfico y la buena acústica. Debido al escaso presupuesto, el vestuario fue muy modesto, elaborado con franela, medias de popotillo y alpargatas.

Los Entremeses Cervantinos fueron presentados por primera vez el 20 de febrero de 1953 ante un público formado por los rectores de la ANUIES, críticos de la ciudad de México, amigos y familiares.

Los entremeses continuaban año tras año, hasta que en 1972 se fundó oficialmente el Coloquio Cervantino.

El Festival Cervantino, despertó el interés del entonces presidente de la República, Luis Echeverría, por lo que propuso la creación de un festival cultural internacional de alto nivel para promover la comunicación cultural, artística y humanística con otros países.

La tradición de los entremeses guanajuatenses sobresalió justamente para que la ciudad de Guanajuato fuera seleccionada como sede. De esta manera se llevó a cabo el primer evento internacional en 1972 con espectáculos de catorce países, fue así como el Festival Internacional Cervantino (FIC) se oficializó el 12 de octubre de este mismo año.

El Festival llamó rápidamente la atención de personas sumamente importantes en el mundo como Isabel II y el príncipe Felipe, duque de Edimburgo, quienes asistieron en 1975 y para 1976, la Secretaría de Educación Pública, el Gobierno del Estado y la Universidad de Guanajuato establecieron conjuntamente por decreto, la creación de un comité organizador encargado de invitar a artistas tanto mexicanos como extranjeros para la creación del Festival Cervantino.

El Festival hace hincapié en las creaciones literarias de la lengua española, mantiene la propuesta original del grupo de teatro de la Universidad de Guanajuato representante de los entremeses.

El aspecto internacional consiste en crear un espacio de investigación e intercambio de arte. El Cervantino atrae cada año a artistas de todo el mundo que representan los aspectos típicos de la cultura de cada país.

Los espectáculos se realizan en los cuarenta y nueve teatros y plazas de la ciudad. El festival aprovecha lugares tanto al aire libre como cerrados, que incluyen al Teatro Juárez, el Teatro Principal y el Teatro Cervantes, Plaza San Roque, la explanada de la Alhóndiga de Granaditas, la Iglesia Valenciana, la Ex – Hacienda de San Gabriel, entre otros. Para las exposiciones, también se recurre a las salas de siete museos distintos.

Si estás pensando que acudir al Festival te saldrá demasiado caro… ¡no es así!

En cuanto a los precios que maneja el Cervantino, se ajustan a cualquier presupuesto ya que existen espectáculos con diversas cuotas y otros totalmente gratuitos. Además hace descuentos a personas de la tercera edad, con discapacidad, así como a maestros y estudiantes residentes de la ciudad de Guanajuato.

El objetivo del Cervantino además de reunir a los públicos, busca su formación y creación. El festival programa espectáculos para las nuevas generaciones y para los espectadores cautivos.

El arte ofrece experiencias que permiten sobrellevar la adversidad. Por ello, el FIC pone en marcha un programa que acerca lo mejor del arte universal a públicos que de otro modo no tendrían acceso a estas experiencias artísticas.

El Festival Internacional Cervantino, además de los espectáculos y exposiciones artísticos, ofrece diversos talleres que van desde la pintura, serigrafía, la producción musical aplicada al rap, graffiti y hip hop hasta temas de tecnología y cultura digital para creadores escénicos.

¡No lo pienses más!, ¡El Cervantino te está esperando! Guanajuato te recibe con los brazos abiertos para que vivas este gran Festival multidisciplinario de las artes escénicas.

Si buscas dónde hospedarte, no olvides que Hotel Real de Minas Guanajuato está siempre listo para brindarte el confort y tranquilidad que te mereces…

Escrito por Veranda Martínez